Tag Archive for Reti

Ricardo Reti: un campeón sin plaza, un estudio inmortal

Publicado en El Confidencial

Ricardo Reti: un campeón sin plaza, un estudio inmortal

Este campeón sin corona nació en Bösing en el año 1889, en una pequeña ciudad de importante mayoría alemana en lo que fue el antiguo imperio austrohúngaro antes de su fragmentación finalizada la Gran Guerra (qué eufemismo para una tragedia de proporciones bíblicas).

Junto con Aaron Nimzowitsch, el autor de Mi sistema, y el mordaz periodista Savielly Tartakower, transformaron profundamente el ajedrez de aquel entonces alumbrando lo que sería la escuela hipermoderna.

Un diagnostico tardío de escarlatina y la falta de antibióticos truncaron la meteórica carrera de esta joven promesa que dejó su cuerpo recién cumplidos los cuarenta años allá por el año 1929. De prosa muy imaginativa, legó para la posteridad el famoso libro de Ideas modernas sobre el ajedrez aún hoy plenamente vigente.

Reti compuso infinidad de estudios. De entre ellos destaca uno muy famoso datado en 1921, que es el que a continuación exponemos. Es en esencia, una de las posiciones más fascinantes del ajedrez. Ricardo Reti salva con una delicada filigrana y espectacular maniobra un final aparentemente perdido para un rey con voluntad de hierro y hace lo imposible, se convierte en tablas. Para el rey blanco perseguir el peón negro parece una misión imposible.

El estudio de Reti

1. Rg7!! Un rey que utiliza una diagonal invierte el mismo tiempo que si usara una columna y además cubre muchas más casillas.

1. … h4

2. Rf6 Rb6

3. Re5 h3

4. Rd6 h2 La Idea oculta se muestra ahora. No se trataba de perseguir al peón negro sino de apoyar al suyo en la coronación.

5. c7 = Una solución brillante.

1/2 = 1/2

Los compositores de ajedrez II. Alexey Troitzky

Publicado en El Confidencial

Los compositores de ajedrez son sin duda los bardos o poetas de este arte–ciencia. Las composiciones (muy relacionadas con los finales de juego) tienen como objetivo ora la búsqueda del mate, ora las tablas técnicas (insuficiencia de material para ganar), ora el ahogado (incapacidad del bando al que le toca jugar de hacer una jugada reglamentaria), o en otras ocasiones, la ganancia de material.

A la larga lista de orfebres que han prestigiado este arte (sin olvidar los grandes compositores árabes de Mansubats), habría que añadir otros nombres estelares como Lucena, Stamma, Rinck, Kasparian, Cozio, Shinkman, Kling, Behting o los más conocidos por el aficionado como Troitzky, Kübbel, Rinck, o el malogrado Reti. Quedan muchos en el tintero y sería difícil precisar quién es mejor que otro. Lo cierto es que entre todos han construido fantasías inolvidables que han hecho las delicias de los aficionados.

Hoy viene a nuestras páginas ni más ni menos que el prolífico compositor de finales, Alexey Troitzky (1866 – 1942), cuyo talento ha dejado una impronta indeleble en la memoria colectiva del ajedrez. Su famosa obra y legado a la posteridad -200 finales brillantes– fue su herencia post mortem ya que la practica totalidad de su obra fue pasto de las llamas en el asedio a Leningrado por parte de la Wehrmacht en el apogeo de aquel Apocalipsis. Este talento sobrenatural murió en la más absoluta inanición en medio de aquella colosal locura colectiva.

La composición de Troitzky

Es sabido que los peones de torre son muy propensos a crear tablas. Por ello, hay que evitar que el rey negro se acerque a la casilla h8.

El objetivo es  crear un tándem o binomio de pieza y peón en la columna h que cubra las casillas h6 y h7 al objeto de impedir que le rey adversario se acerque a la salvación.



Solución:

1. Ae6! Re7! (1…Rf8  2.h6)

2. h6 Rf6
3. Af5! Rf7
4. Ah7 Rf6
5. Rg3 Rf7
6. Rg4 Rf6
7. Rh5! Rf7
8. Rxg51-0