Tag Archive for Capablanca

Capablanca, uno de los más grandes, en acción: la defensa ortodoxa

Publicado en El Confidencial

Blancas: Ossip Bernstein

Negras: José Raúl Capablanca

Moscú, 1914 

1. d4 – d5

2. c4 – e6

3  Cc3 – Cf6

4. Cf3 – Ae7

5. Ag5 – 0-0

6. e3 – Cbd7

7. Tc1.- b6 (Diagrama)

Esquema ideal del juego negro

Las negras hacen un desarrollo sólido con la intención temática de golpear  en el centro con la jugada esencial  – c5. Conocer las estructuras de peón aislado y peones suspensos es determinante para el juego negro.

8. cxd5 – exd5

9. Da4 – Ab7

10. Aa6 – Axa6

11. Dxa6 – c5

El negro ha conseguido  su estructura temática y sugerente  ruptura con c5, lo que le proporciona un excelente control central y la opción de conseguir un peón pasado. Aspecto este importante en los objetivos  de la ortodoxa .

12. Axf6 – Cxf6

13. dxc5 – bxc5

14. 0-0 – Db6

Posición característica de la defensa  con los peones suspendidos  y clara  movilidad en el centro.

15. De2 – c4

Obtiene ventaja de espacio y libera  a su alfil de casillas negras dándole movilidad.

16. Tfd1 – Tfd8

17. Cd4 – Ab4

18. b3 – Tac8

19. bxc4 – dxc4

Ahora el negro obtiene un fuerte peón pasado. Aunque el blanco ha jugado  académicamente, está peor .

20. Tc2 – Axc3.

21. Txc3 – Cd5.

22. Tc2 – c3

24  Cb3 – Tc6

25. Cd4 – Tc7

26. Cb5 – Tc5

27. Cxc3? – Cxc3

28. Txc3 – Txc3

29. Txc3 – Db2! -+

Las negras utilizan un tema táctico muy claro de desviación, puesto que la dama blanca estaba cubriendo la casilla d1.

Un excelente ejemplo de la valía de los peones colgantes. La defensa ortodoxa es una defensa sistema valida, contrastada y exitosa contra todas las aperturas que no implique  al peón e4 o de rey. También es conveniente considerar   además de la idea temática de los peones colgantes la localización siempre que sea posible del caballo negro en la casilla e4.

Partidas inmortales IX: Friedrich Sämisch vs. Aaron Nimzowitsch (Copenhague, 1923)

Publicado en El Confidencial

Aaron Nimzowitsch (1886-1935) fue uno de los grandes teóricos del ajedrez hipermoderno (escuela que renunciaba a priori a la conquista del centro atacando este de manera indirecta). Estaba considerado como el tercer jugador del mundo en los albores de 1920, a una distancia prudencial de Capablanca y Alekhine. Nacido en Riga (una de las antiguas ciudades de la Liga Hanseática) se estableció en Copenhague a una edad temprana. En el año 1926 pactó un encuentro por el título mundial con Capablanca, pero al no conseguir financiación para el mismo tuvo que desistir.

Friedrich Säemisch (1896-1950) fue un innovador en este arte en lo concerniente a las aperturas pero, a pesar de haber ganado en una ocasión a Capablanca, su fama le llegó por una sonada derrota ante Nimzowitsch en la partida que a continuación referimos, que pasó a la historia como “la inmortal de Zugzwang”. Actualmente, una variante de la India de rey y otra de la Nimzoindia llevan su nombre.

Friedrich Sämisch vs. Aaron Nimzowitsch (Copenhague, 1923)

 

 

Defensa India de Dama

 

Tablero tras la posición 20.

1. d4 – Cf6

2. c4 – e6.
3. Cf3 – b6 (al jugar las blancas su caballo de rey en lugar del de dama, como en la defensa Nimzoindia, las negras optan por el fianchetto -alfil en posición esquinada que influye indirectamente sobre el centro del alfil dama-, entrando así en la llamada defensa India de Dama, cuya idea básica es controlar el punto e4, con un desarrollo elástico de sus piezas)
4. g3 – Ab7
5. Ag2 – Ae7
6. Cc3 – 0-0
7. 0-0 –d5
8. Ce5- c6
9. cxd5?-… (al liquidar la tensión central, las blancas facilitan el juego a su oponente. Parece mejor el ataque inmediato al centro, con p.ej,. 9.e4)… cxd5.
10. Af4.-a6 (jugada preventiva que prepara el avance b7-b5)
11. Tc1 – b5
12. Db3 – Cc6
13. Cxc6-A xc6
14. h3?– Dd7! (interesante jugada que amenaza b4. Restringiendo el salto del caballo a  a4)
15. Rh2… (las blancas entran en un preocupante compás de espera eludiendo la tan vital iniciativa) …Ch5.
16. Ad2 – f5
17. Dd1 – b4
18. Cb1 – Ab5
19. Tg1 – Ad6
20. e4  – fxe4! (excelente sacrificio posicional. Pieza por dos peones)
21. Dxh5 – Tx f2
22. Dg5 – Ta f8
23. Rh1 – T8f5
24. De3 – Ad3 (Aaron Nimzowitsch se va instalando solidamente bajo un manto de camuflaje imperceptible. El bando negro pronuncia su “Vae Victis” particular)
25. Tce1. – h6!! (esta es una jugada de maestría indiscutible. Deja a las blancas sin opciones)
En este punto Säemisch se rindió. La amenaza negra en la siguiente jugada de T5f3 condena a la dama a cruzar la laguna Estigia. Aquí, se da claramente el fenómeno de la asfixia total o zugzwang; esto es, cuando la obligación de jugar conduce irreversiblemente al default, o lo que es lo mismo, cuando cualquier jugada conduce inevitablemente a la derrota.

Partidas inmortales VIII: Carlos Torre Repetto vs. Emanuel Lasker (Moscú, 1925)

Publicado en El Confidencial

Carlos Torre Repetto nació el 23 de noviembre de 1904 en Mérida en la península de Yucatán. Setenta y cuatro años después, casi al despuntar la primavera del año 1978, una de los más prometedores jugadores de la historia del ajedrez, inició su última transición.

Creció el rapaz entre los mimbres de la revolución mexicana y las reivindicaciones de tierra de los campesinos liderados por Zapata y Villa. En aquel tiempo y como era habitual en la diplomacia yankee, aprovecharon una trifulca entre dos bandos enfrentados políticamente para amenizar la fiesta con la invasión a traición del puerto de Veracruz, arguyendo esta vez “una conducta diplomática inadecuada” de su vecino territorial.

El entonces presidente norteamericano –Woodrow Wilson– repartió profusamente medallas entre sus aguerridos marines por su “heróica” actuación. Intervención que consistió en fusilar a varios centenares de soldados que habían resistido en condiciones deplorables el asedio y posterior asalto.

Siendo en aquella época el ajedrez todavía un juego minoritario en Estados Unidos y habiendo cubierto su periplo americano, este jovencísimo jugador se trasladó a Europa, continente donde la difusión del arte–ciencia estaba más arraigada. De tal manera que en una visita tipo blitzkrieg pronunció su particular ‘veni, vidi, vici’. En el interbellum que se produjo entre las dos grandes guerras del siglo pasado, y con elcrack del 29 en ciernes, despuntaba ya el auge de los inquietantes fascismos que devorarían las esperanzas de paz de una Europa hastiada de tanto conflicto.

En este contexto, el joven Torre Repetto se acercaría a las murallas del Kremlin en el año 1925 para asombrar a propios y extraños con su destreza. A los tres campeones mundiales que ostentaban o habían ostentado hasta el momento el titulo, casi los deja en estado de trance. Hizo unas tablas memorables con Capablanca estando claramente inferior. Es probable que el cubano estuviera afectado el día del match por las secuelas habituales de alguna de sus habituales francachelas. Asimismo empató con Alekhine y con una maestría excepcional ganó una partida que pasó a los anales del ajedrez al excampeón mundial Enmanuel Lasker. El método utilizado para descerrajar la posición del adversario es de una imaginación propia de un genio.

La partida en si, en lo tocante a la apertura, no es especialmente inusual, pero a partir de la jugada nº 24 Torre Repetto introduce con su impecable maestría la que sería su más sofisticada arma y que pasaría a llamarse desde entonces “el molino”, combinación de “descubiertas” absolutamente mareantes que incluyen una llamativa entrega de dama.

Se sabe que la retirada prematura de este extraordinario jugador a los veintiún años fue refrendada por una terna de médicos que por prescripción facultativa le conminaron a abandonar el ajedrez. La noticia de que su amada de “toda la vida” le había abandonado para casarse con otro sería el detonante que le generaría una depresión de caballo a raíz del cual su declive se hizo irreversible.

Siempre tuvo una especial predilección por el cuadro de Frida Khalo “Ella juega sola” que con especial crudeza, reflejaba la soledad en la que se sumergió después de este trágico episodio.

Unos meses antes de su tránsito desde lo terrenal, la FIDE (Federation Internationale Des Echecs), le honró con la máxima titulación que puede obtener un jugador en este arte, la de Gran Maestro Internacional (en la imagen).

Pasamos a continuación a comentar el match que se produjo en Moscu en el año 1925. “El molino” o “la lanzadera” son los títulos que se les ha adjudicado a esta famosa partida. La apertura en cuestión se ha dado en llamar Sistema Torre (de patente propia), que guarda enormes similitudes con el Sistema Londres.

Carlos Torre Repetto vs Emanuel Lasker. (Moscú, 1925) 

1. d4 Cf6

2. Cf3 e6
3. Ag5 c5
4. e3 cxd4
5. exd4 Ae7
6. Cbd2 d6
7. c3 Cbd7
8. Ad3 b6
9. Cc4 Ab7
10. De2 Dc7
11. 0–0 0–0
12. Tfe1 Tfe8
13. Tad1 Cf8
14. Ac1 (hasta el momento ambos contrincantes posicionan sus piezas de manera correcta aplicando los principios de control del centro y piezas activas)…Cd5
15. Cg5 b5
16. Ca3 b4
17. cxb4 Cxb4
18. Dh5 (el bando blanco añade un nuevo ingrediente a los anteriores conceptos antes mencionados y aplica el de la iniciativa)… Axg5
19. Axg5? (jugada dudosa que permite contrajuego a las negras)… Cxd3!
20. Txd3 Da5! (amenaza ganar el alfil blanco con un futuro h6 al estar clavado y ataca también la torre de e1. El contrajuego del bando negro va tomando cuerpo)
21. b4! (defiende ambas amenazas)… Df5!? (da la impresión de ser dudosa)
22. Tg3¡? (a Torre se le ve fino a la hora de aprovechar las ventajas dinámicas)…h6? (es una idea apropiada que podría ganar el alfil ya que este está contra las cuerdas, mas Lasker se equivoca de peón. f6! era más idónea)
23. Cc4! (equilibra la bascula)… Dd5? (es un desliz que puede ser penalizado)

Tablero tras la posición 24

24. Ce3! Db5?? (poco a poco, el excampeón se va instalando en una partida que no va a poder controlar)

25. Af6!! (el alfil deja de estar clavado y cobra vida)… Dxh5 (a estas alturas Lasker ya ha intuido la que se avecina)
26. Txg7+ Rh8 (Carlos Torre pone en marcha su talento y originalidad. “El molino” empieza a funcionar a pleno rendimiento)
27. Txf7+! (poseído por un frenesí creativo y en plena inspiración el jugador mexicano despliega una serie de jaques demoledores)…Rg8
28. Tg7+! Rh8
29. Txb7+! (combinación histórica y letal)…Rg8
30. Tg7+! Rh8 (Lasker ya es solo un convidado de piedra en esta demolición)
31. Tg5+! (podían las blancas haber capturado el peón negro de “a7”, explotando la inercia del molino, mas esta decisión habría permitido a las negras obtener la columna “a” y activar su torre. Finalmente Carlos Torre finaliza esta orgia devoradora capturando la dama de Lasker)…Rh7
32. Txh5+- (el resto, es pura desolación)…Rg6! (este movimiento recupera una pieza, pero tres peones menos de cara al final es demasiada ventaja)
33. Th3 Rxf6
34. Txh6+ (aquí Lasker debería de haber reflexionado sobre sus opciones y ser consecuente)… Rg5
35. Th3 Teb8
36. Tg3+ Rf6
37. Tf3+ Rg6
38. a3 a5
39. bxa5 Txa5
40. Cc4 Td5
41. Tf4 Cd7
42. Txe6+ Rg5 (amenazando la torre y mate en b1)
43. g3!
1–0

Partidas inmortales VI: Georg A. Rotlewi vs. Akiba Rubinstein (Lodz, 1907)

Publicado en El Confidencial

En el año 1907, en una ciudad polaca muy industrial –Lodz–, paradigma de desarrollo y pobreza extremas, y poco después de concluir la primera revolución rusa de 1905, detonada en parte por una economía en plena degradación, en parte por la onerosa derrota rusa en la batalla naval de los estrechos de Tsushima contra los emergentes nipones, un excepcional ajedrecista crearía una de las mas bellas obras de arte de esta milenaria disciplina.

Akiba Rubinstein amaneció un 12 de diciembre de 1882 en Stawiski (Polonia) y abandonó este lugar de belleza y miseria un 15 de marzo del año 1961 en Amberes (Bélgica). De origen judío, Rubinstein fue el menor de una extensa familia de 12 hermanos de muy humilde condición.

Su punto de inflexión ajedrecístico se produjo entre los años 1909 y 1912, llegando a derrotar al campeón del mundo Emanuel Lasker en el torneo de San Petersburgo. En el torneo de San Sebastián en 1911 ganó a José Raúl Capablanca, en su encuentro individual.

El destino quiso que dadas las características de los ciclos del campeonato del mundo –con las caprichosas y a veces onerosas condiciones que solía imponer el campeón de turno–, nunca encontrara un patrocinador que le permitiera reunir la cantidad suficiente para cumplimentar la bolsa requerida. A eso hubo que añadir el despuntar del emergente Capablanca y la cíclica visita de los jinetes del Apocalipsis que se manifestaron con su peculiar vehemencia desmedida en la Gran Guerra –qué eufemismo– de 1914 a 1918. Por todo ello se puede decir que Rubinstein fue un autentico campeón sin corona.

Finalmente, la contienda dejó en él graves secuelas nerviosas que se manifestaron en brotes y comportamientos esquizofrénicos, que devinieron en crónicos. En 1932, agotado y en su peor  momento de juego –a veces era incapaz de ver un mate en tres– fue ingresado en un centro especializado. Para aliviar su precariedad económica rayana con la insolvencia, dos grandes revistas del mundo del ajedrez, una alemana y otra inglesa, hicieron una cuestación simultánea dirigida a paliar sus necesidades más perentorias. El monto de la recaudación superó todas las expectativas. Rubinstein tenía más amigos de los que podía contar.

Georg A. Rotlewi vs. Akiba Rubinstein (Lodz, 1907)

[D40] Gambito de Dama rehusado.

Tablero tras la posición 22

1. d4 d5

2. Cf3 e6
3. e3 c5
4. c4 Cc6
5. Cc3 Cf6
6. dxc5 Axc5
7. a3 a6 (cabe la posibilidad de un enroque corto como opción más idónea)
8. b4 Ad6
9. Ab2 0–0
10. Dd2. De7!
11. Ad3 (quizás sea una pérdida de tiempo) dxc4
12. Axc4 b5
13. Ad3 Td8
14. De2 Ab7
15. 0–0 Ce5
16. Cxe5 Axe5
17. f4 Ac7
18. e4 Tac8
19. e5 (Probablemente un error, pues el blanco permite actividad en la gran diagonal) Ab6+
20. Rh1 (El negro tiene las piezas mas activas, y en consecuencia pasa al ataque) … Cg4! (Se puede decir que la ventaja del negro es definitivamente decisiva)
21. Ae4 Dh4
22. g3 (Todas las piezas negras actúan con la armonía necesaria para efectuar esta brillante combinación. Hay cuatro piezas orientadas contra el enroque, y las torres preparadas para una intervención contundente. Txc3!
23. gxh4 Td2
24. Dxd2 Axe4+
25. Dg2 Th3!! (La posición es de diagrama. Esta partida es la Inmortal de Rubinstein. En este punto, las blancas se rindieron. La continuación más consecuente debería ser la siguiente: [25…Th3!! 26. Tf3 (26.Tf2 Axf2 27.Dxe4 Txh2#) 26…Axf3 27.Dxf3 Txh2#]
0–1