Táctica. ¿Cuál es su utilidad?

Publicado en El Confidencial

La táctica es el método, sistema o procedimiento que permite en el juego del ajedrez mover las piezas con idea de obtener un fin determinado. El propósito de este movimiento o secuencia de movimientos busca capturar material del adversario con resultado de ventaja propia, mejorar la posición o facilitar el mate.


Táctica. Mueven blancas. Clavada. (Nivel infantil).
En el diagrama de la izquierda desplazando el peón de la casilla g2 a g4 no sólo se consigue el mate del jugador de negras sino que se evidencia que la torre negra no puede capturar a dicho peón al  estar clavada por la torre blanca pues de hacerlo incurriría en un movimiento antirreglamentario, ya que el rey negro quedaría expuesto al jaque.
¿Qué ocurre si la Dama blanca captura la torre negra situada en la casilla f7?
¿Puede el alfil negro capturar la dama blanca después de la jugada anterior?

Táctica. ¿Cuál es su significado?

Publicado en El Confidencial

La táctica es el método, sistema o procedimiento que permite en el juego del ajedrez mover las piezas con idea de obtener un fin determinado. El propósito de este movimiento o secuencia de movimientos busca capturar material del adversario con resultado de ventaja propia, mejorar la posición o facilitar el mate.

Ataque doble. Ganancia de torre

Mueven negras

Ejemplo: El alfil negro situado en b6 captura al peón blanco en e3 con lo que se produce simultáneamente el ataque doble a la torre y al rey adversarios. El rey deberá de salir de la situación de jaque con lo que el alfil capturará posteriormente la torre blanca situada en g5.

¿Qué es un ataque doble?

El ataque doble se produce cuando dos piezas adversarias son atacadas simultáneamente por una propia. Tal vez sea la forma más elemental de plantear una doble amenaza a piezas adversarias vulnerables, débiles o desasistidas de la protección adecuada.

Pista: la clave de la ganancia de material esta en el movimiento de la dama negra.

Javier Moreno Ruiz, un maestro madrileño y uno de los grandes

Publicado en El Confidencial

Javier Moreno Ruiz, un maestro madrileño y uno de los grandes

Javier Moreno Ruiz es en el panorama ajedrecístico español uno de los jugadores con mayor proyección. Su reputación como sólido jugador es reconocida. Aun siendo Maestro Internacional, ha ganado a lo largo de su historial deportivo a decenas de Grandes Maestros.

Ha superado en varias ocasiones la frontera de los 2.500 ELO. Es actualmente el hepta campeón del campeonato absoluto de Madrid. Dado que dedica mucho tiempo a la enseñanza, su progresión no es fulgurante pero sí sostenida.

Los que hemos tenido la oportunidad de conocerle, sabemos que es un Gran Maestro oficioso. En cualquier momento y por méritos propios, le veremos entre los más grandes de este deporte – arte – ciencia en el ámbito nacional. Desde estas páginas, la comunidad ajedrecista le deseamos que cumpla la última norma para acceder a la máxima categoría.

Recientemente jugó en el torneo de San Sebastian quedando el octavo entre más de ciento cincuenta inscritos.

En la siguiente partida que comentamos, su oponente (una joven promesa portuguesa), María Inés de Oliveira, le consigue poner en aprietos que finalmente, resuelve con oficio.

Open de San Sebastian, 2013

Blancas. Oliveira, Maria Inés (1957 Elo)

Negras. Moreno Ruiz, Javier (2495 Elo)

Defensa Francesa.

Posición 20

1. e4 – e62. d4 – d5

3. e5 – c5 (un rápido ataque a la base de la cadena de peones)

4. Cf3 –cxd4

5. Ad3 – Cc6

6. O-O – f6

7. Ab5 – Ad7

8. Cxd4 – fxe5 (según el propio Javier Moreno, es dudosa)

9. Axc6 – bxc6

10. Dh5+ – g6

11. Dxe5 – Df6 (la casilla e5 es un “garaje” para las blancas)

12. Af4 – Ag7

13. Dxf6 ?! – Cxf6 (ahora podemos percibir con mas nitidez las consecuencias que se derivan de la jugada de negras e6. Para compensar las debilidades que se crean hay que jugar muy activo. Esta idea ultima es muy importante y hay que considerarla seriamente como idea temática en la defensa francesa)

14. c3 – Ce4

15. Cf3 – O-O

16. Ae5 – Ah6

17. Te1 – Tf5

18. Ca3 – Taf8

19. Tad1 – Ac8 ?! (según el propio Javier no la consideraba la mejor pero el reloj estaba presionando)

20. Cc2 – Txf3 (el negro sacrifica torre por caballo para buscar el dinamismo de sus piezas)

21. gxf3 – Cd2

22. Cd4 – c5

23. f4 – Cc4

24. Ce2 – Cxb2

25. Td2 – Cc4

26. Tdd1 – Cxe5

27. fxe5 – Aa6

28. Rg2 – Ad2

29. Cg3 – Af4 (las negras tienen la pareja de alfiles y esto ya es una ventaja significativa bien manejada)

(Aquí se entiende la entrega de calidad que hizo Javier ya que los alfiles tienen al blanco paralizado)

30. Rf3 – Tf8

31. Rg2 – Ac4

32. a3 – a5 (el negro avanza su peón para ganar espacio y aumentar sus opciones de cara a un final)

33. Rg1 – a4

34. Rg2 – Tb8

Posición 44

35. Rf3 – Ah636. Tb1 – Tf8+

37. Rg2 – Ad2

38. Ted1 – Axc3

39. Tb6 – Ab3

40. Td3 – d4

41. Ce4 – Ac2 (buscando la táctica)

42. Cxc3 – Axd3

43. Cxa4 – Ae4+ (jugada intermedia para salvar el peón de c5)

44. Rf1 – c4

45. Cc5 – Af3 -+. (posiblemente la mejor jugada de la partida. “Peina” al rey blanco y de paso cubre la potencial casilla de coronación. Aquí se vislumbra la entrega de torre por dos peones)

46. Cxe6 – d3

47. Cxf8 – d2

48. Td6 – c3 (la posición negra empieza a dar miedo)

49. Cd7 – c2

50. Cf6+ – Rf7 (blancas abandonaron)

0-1

Capablanca, uno de los más grandes, en acción: la defensa ortodoxa

Publicado en El Confidencial

Blancas: Ossip Bernstein

Negras: José Raúl Capablanca

Moscú, 1914 

1. d4 – d5

2. c4 – e6

3  Cc3 – Cf6

4. Cf3 – Ae7

5. Ag5 – 0-0

6. e3 – Cbd7

7. Tc1.- b6 (Diagrama)

Esquema ideal del juego negro

Las negras hacen un desarrollo sólido con la intención temática de golpear  en el centro con la jugada esencial  – c5. Conocer las estructuras de peón aislado y peones suspensos es determinante para el juego negro.

8. cxd5 – exd5

9. Da4 – Ab7

10. Aa6 – Axa6

11. Dxa6 – c5

El negro ha conseguido  su estructura temática y sugerente  ruptura con c5, lo que le proporciona un excelente control central y la opción de conseguir un peón pasado. Aspecto este importante en los objetivos  de la ortodoxa .

12. Axf6 – Cxf6

13. dxc5 – bxc5

14. 0-0 – Db6

Posición característica de la defensa  con los peones suspendidos  y clara  movilidad en el centro.

15. De2 – c4

Obtiene ventaja de espacio y libera  a su alfil de casillas negras dándole movilidad.

16. Tfd1 – Tfd8

17. Cd4 – Ab4

18. b3 – Tac8

19. bxc4 – dxc4

Ahora el negro obtiene un fuerte peón pasado. Aunque el blanco ha jugado  académicamente, está peor .

20. Tc2 – Axc3.

21. Txc3 – Cd5.

22. Tc2 – c3

24  Cb3 – Tc6

25. Cd4 – Tc7

26. Cb5 – Tc5

27. Cxc3? – Cxc3

28. Txc3 – Txc3

29. Txc3 – Db2! -+

Las negras utilizan un tema táctico muy claro de desviación, puesto que la dama blanca estaba cubriendo la casilla d1.

Un excelente ejemplo de la valía de los peones colgantes. La defensa ortodoxa es una defensa sistema valida, contrastada y exitosa contra todas las aperturas que no implique  al peón e4 o de rey. También es conveniente considerar   además de la idea temática de los peones colgantes la localización siempre que sea posible del caballo negro en la casilla e4.

Bobby Fischer: un titán contra sí mismo

Publicado en El Confidencial

Bobby Fischer: un titán contra sí mismo

Bobby Fischer en 1960.

Consciente de que no podía atender a su hijo como ella quería, una afortunada tarde a la edad de nueve años, la madre de Bobby Fischer con buen tino y mejor acierto le regaló lo que durante el resto de sus días sería su laboratorio de gestión de la soledad. Un ajedrez.

Aquel episodio aparentemente intranscendente años más tarde catapultaría a su hijo hacia el reconocimiento que le condujo a la fama y de paso le creó un compromiso con sus treinta y dos pequeños camaradas, de los cuales no se separaría hasta que en sus últimos días se refugiara huyendo de su bestia negra –el fisco norteamericano–, en las frías tierras de Islandia y estas le acogieran en su postrer aliento.

Quizás esa presencia permanente de la soledad en su infancia y adolescencia sobredimensionó las capacidades de este excepcional jugador, hasta convertirlo en la que ha sido posiblemente una de las maquinas de pensamiento más avanzadas que haya dado el genero humano. Aunque obviamente el precio de la introversión tan acusada que siempre manifestó no dejo de pasarle factura más adelante.

Algunas opiniones probablemente algo desatinadas, y algunas ideas sujetas a una clara carencia de soporte humanista e intelectual formado, le llevaron a aventurarse en terrenos que le pudieron hacer perder el equilibrio en más de una ocasión.

Mas independientemente del juicio al que todos nos somete la historia, Robert James Fischer tuvo siempre a un colega que no le defraudó y algo que le permitiría aferrarse siempre, y en los momentos más complicados de su vida, con su peculiar talento de vencedor, a su más intima realidad. El ajedrez.

Traemos hoy a estas paginas una de sus mas celebres partidas contra otro amante de este arte–ciencia, el doctor Reuben Fine, compatriota y compañero de fatigas.

Robert James Fischer vs. Reuben Fine. (New York, 1963). Gambito Evans

Partida amistosa

 

1. e4 – e5.

2. Cf3 – Cc6.

3. Ac4 – Ac5.

4. b4 – Axb4 (Esta es la esencia del Gambito Evans, una maniobra de desviación que acarrea a las negras pérdidas de tiempo en desarrollo para favorecer una pronta instalación de un potente centro de peones blancos).

5. c3 – Aa5.

6. d4 – exd4 (Una ruptura central imprescindible en este gambito).

7. 0-0 – dxc3 (Demasiada glotonería. Habría sido mejor d6 para permitir la salida del alfil de c8).

8. Db3 – De7 (“Mirando” a la casilla f7, algo temático en el Gambito Evans).

9. Cxc3 – Cf6.

10. Cd5 – Cxd5.

11. exd5 (abriendo la columna) Ce5.

12. Cxe5 – Dxe5.

13. Ab2 – Dg5.

14. h4!! (Profunda desviación de la dama negra sobrecargada) Dxh4.

15. Axg7 – Tg8.

16. Tfe1+ – Rd8.

Y ahora llega la jugada que convierte a esta partida en una pequeña obra de arte…

17. Dg3!! Maniobra de desviación. La dama está defendiendo el mate por parte de las blancas.

Ricardo Reti: un campeón sin plaza, un estudio inmortal

Publicado en El Confidencial

Ricardo Reti: un campeón sin plaza, un estudio inmortal

Este campeón sin corona nació en Bösing en el año 1889, en una pequeña ciudad de importante mayoría alemana en lo que fue el antiguo imperio austrohúngaro antes de su fragmentación finalizada la Gran Guerra (qué eufemismo para una tragedia de proporciones bíblicas).

Junto con Aaron Nimzowitsch, el autor de Mi sistema, y el mordaz periodista Savielly Tartakower, transformaron profundamente el ajedrez de aquel entonces alumbrando lo que sería la escuela hipermoderna.

Un diagnostico tardío de escarlatina y la falta de antibióticos truncaron la meteórica carrera de esta joven promesa que dejó su cuerpo recién cumplidos los cuarenta años allá por el año 1929. De prosa muy imaginativa, legó para la posteridad el famoso libro de Ideas modernas sobre el ajedrez aún hoy plenamente vigente.

Reti compuso infinidad de estudios. De entre ellos destaca uno muy famoso datado en 1921, que es el que a continuación exponemos. Es en esencia, una de las posiciones más fascinantes del ajedrez. Ricardo Reti salva con una delicada filigrana y espectacular maniobra un final aparentemente perdido para un rey con voluntad de hierro y hace lo imposible, se convierte en tablas. Para el rey blanco perseguir el peón negro parece una misión imposible.

El estudio de Reti

1. Rg7!! Un rey que utiliza una diagonal invierte el mismo tiempo que si usara una columna y además cubre muchas más casillas.

1. … h4

2. Rf6 Rb6

3. Re5 h3

4. Rd6 h2 La Idea oculta se muestra ahora. No se trataba de perseguir al peón negro sino de apoyar al suyo en la coronación.

5. c7 = Una solución brillante.

1/2 = 1/2

Los compositores de ajedrez III: Johann Behting

Publicado en El Confidencial

Hoy traemos a nuestras páginas la obra de un ajedrecista que ha pasado prácticamente desapercibido para una mayoría de aficionados, pero que al tiempo fue y sigue siendo un compositor de culto entre aquellos abonados a este tipo de joyas – miniaturas.

Báltico de procedencia y de gran longevidad (1856 – 1946), Johann Behting tuvo la fortuna de vivir y la desgracia de padecer tres guerras y dos revoluciones en ese dilatado espacio de tiempo. En medio de este drama, se dedicó a la creación de la composición.

Su huella perdurable estará siempre asociada a dos contemporáneos de inigualable talla y amantes ambos también de esta hermosa especialidad, Troitzky Rinck. Para desazón de los aficionados hay que añadir que la práctica totalidad de su obra fue pasto de las llamas durante la retirada alemana del frente este.

A continuación mostramos dos trabajos suyos clásicos.

Composición 1

Mueven blancas.

Bien podría conseguir el jugador de blancas unas tablas por ahogado moviendo el rey a la casilla e1 o en su defecto a e2 dada su precaria posición, pero no es conformista ya que ambiciona más…

Ganar es posible pero es también asumir riesgos ya que los infantes negros están a un paso de la coronación.

Asimismo el negro entrara en zugzwang ya que todos los movimientos que haga sólo permitirán empeorar su situación.

Solución:

1. Ae6 – Rf1
2. Ah3 – Rg1
3. Ag4 – Rf1
4. Ae2+ – Rg1
5. Cf4 – Rf2
6. Ch3#


Composición 2

Mueven blancas.
1. Tf1 – g3
2. Cf5 – Rg2
3. Ce3+ – Rh1
4. Tc1 – g2
5. Cd1 – Ce2
6. Cf2#

Un caballo acróbata acaba definiendo su peripecia con un estricto mate de la coz.

Los compositores de ajedrez II. Alexey Troitzky

Publicado en El Confidencial

Los compositores de ajedrez son sin duda los bardos o poetas de este arte–ciencia. Las composiciones (muy relacionadas con los finales de juego) tienen como objetivo ora la búsqueda del mate, ora las tablas técnicas (insuficiencia de material para ganar), ora el ahogado (incapacidad del bando al que le toca jugar de hacer una jugada reglamentaria), o en otras ocasiones, la ganancia de material.

A la larga lista de orfebres que han prestigiado este arte (sin olvidar los grandes compositores árabes de Mansubats), habría que añadir otros nombres estelares como Lucena, Stamma, Rinck, Kasparian, Cozio, Shinkman, Kling, Behting o los más conocidos por el aficionado como Troitzky, Kübbel, Rinck, o el malogrado Reti. Quedan muchos en el tintero y sería difícil precisar quién es mejor que otro. Lo cierto es que entre todos han construido fantasías inolvidables que han hecho las delicias de los aficionados.

Hoy viene a nuestras páginas ni más ni menos que el prolífico compositor de finales, Alexey Troitzky (1866 – 1942), cuyo talento ha dejado una impronta indeleble en la memoria colectiva del ajedrez. Su famosa obra y legado a la posteridad -200 finales brillantes– fue su herencia post mortem ya que la practica totalidad de su obra fue pasto de las llamas en el asedio a Leningrado por parte de la Wehrmacht en el apogeo de aquel Apocalipsis. Este talento sobrenatural murió en la más absoluta inanición en medio de aquella colosal locura colectiva.

La composición de Troitzky

Es sabido que los peones de torre son muy propensos a crear tablas. Por ello, hay que evitar que el rey negro se acerque a la casilla h8.

El objetivo es  crear un tándem o binomio de pieza y peón en la columna h que cubra las casillas h6 y h7 al objeto de impedir que le rey adversario se acerque a la salvación.



Solución:

1. Ae6! Re7! (1…Rf8  2.h6)

2. h6 Rf6
3. Af5! Rf7
4. Ah7 Rf6
5. Rg3 Rf7
6. Rg4 Rf6
7. Rh5! Rf7
8. Rxg51-0

Los Mansubat árabes, las maravillosas creaciones de red de mate

Publicado en El Confidencial

Alrededor de la primera centuria de la era islámica (en el calendario cristiano, siglo VII) el ajedrez es ya un hecho histórico. El legado árabe en este terreno, de gran importancia artística, nos deja en herencia las maravillosas creaciones de red de mate (mate obligado o inevitable) llamadas mansubat.

Los árabes, con su enorme capacidad de asimilación de las culturas de otros pueblos y como correa de transmisión de la historia integraron el ajedrez indo-persa de tradición islámica, lo mejoraron sustancialmente con ingeniosas aportaciones y, después de reciclarlo, lo esparcieron como semilla fértil a todo occidente.

Los mansubat son ejercicios en los que quedan un exiguo número de piezas con las que hay que dar mate al adversario. De alguna manera se asemejan a los ejercicios que estamos habituados a ver en la prensa actual. Aunque originalmente su sistema de notación era bastante confuso y farragoso, se dejaba claro el bando al que tocaba mover.

El ajedrez posiblemente contribuyó a consolidar la idea del libre albedrío como oposición al fatalismo inherente en las doctrinas deterministas. La creación de una conciencia, primero individual y más tarde colectiva, en la que cada uno podía cincelar su propio destino, fue tomando cuerpo, pues poco tiene que ver el azar en este deporte-arte-ciencia.

En el orbe islámico, a los grandes maestros de esta disciplina se les llamaba Aliyat o lo que es lo mismo, “los mejores”. Alrededor del año 840 d.C., un formidable jugador habitual en los cenáculos del poder en Damasco, llamado al Adli, compila por primera vez el famoso Kitab ash-shatranj (el libro del ajedrez). En él, define algunas de las habilidades inherentes al juego y precondiciones a respetar por las partes. Además introduce algunos problemas que se conservan gracias a las innumerables reproducciones en códices medievales, ya que de su obra —se ignora la razón—, no queda rastro alguno.

A continuación mostramos en homenaje a este jugador árabe una de sus composiciones más famosas, cuyos movimientos originales en el shatranj son extrapolables al ajedrez actual.

La solución:

1. Ch5+ -Txh5

2. Txg6+ – Rxg6

3. Te6 ++

Como se puede observar, la constante en este ejercicio de red de mate es la combinación del tema táctico de la atracción con el de la obstrucción.

Alzhéimer y ajedrez: prevención de los problemas de memoria

Publicado en El Confidencial

Recientes investigaciones nos muestran que hay actividades que mejoran el rendimiento de la memoria y previenen el deterioro cognitivo. Entre estas actividades se encuentran las de ocio: leer, escuchar música, asistir a acontecimientos culturales, realizar pasatiempos (crucigramas, juegos de lógica, puzles, sopas de letras, sudokus, etc.) y otras.

En lugar muy destacado se encuentra una actividad de ocio y deporte: el ajedrez. El ajedrez, que es también arte y ciencia, pone en marcha numerosas funciones mentales, sobre todo la atención, las funciones ejecutivas y la memoria de trabajo. Pedro Montejo, médico psiquiatra de Centro de Prevención del Deterioro Cognitivo del Ayuntamiento de Madrid ha atendido a El Confidencial para explicar la labor que puede jugar el ajedrez en la prevención de los problemas de memoria.

¿Podría desarrollar con mas detalle la incidencia que tiene el ajedrez en las funciones mentales antes enunciadas?

Gran parte de nuestra vida mental consciente se basa en la atención. La atención se considera “la puerta de la memoria”, de modo que la información que no reciba atención suficiente no se va a poder recordar cuando queramos traerla a la memoria. Muchos problemas de memoria son en realidad problemas por falta de atención. La persona que juega al ajedrez ejercita constantemente su atención, necesita estar atento a sus jugadas y planes, a los desarrollos y cambios del oponente. Hay varios tipos de atención, entre ellos destacamos la atención sostenida y la selectiva. Ambas se ejercitan en el ajedrez, el jugador debe mantener la concentración, sostenerla, si se distrae se borrarán de su memoria las jugadas que tenía planificado hacer y tendrá que empezar de nuevo a organizarse. Además, está ejercitando la atención selectiva cuando selecciona los objetivos concretos de cada momento, la pieza y la jugada a la que debe prestar interés en cada instante y que deben ocupar el centro de su atención. Para los mayores es especialmente recomendable este deporte mental del ajedrez; entre los problemas que tienen muchos de ellos, se encuentra la dificultad para mantener la atención. El ajedrez les ofrece una herramienta con la que pueden no sólo disminuir esta dificultad, sino también restaurar a niveles previos y aún superiores, el funcionamiento de su atención.

¿Cree que la estimulación de las funciones ejecutivas puede estar asociada de manera directa o indirecta pero vinculante con la práctica del ajedrez?

Las funciones ejecutivas son aquellas que permiten organizar y controlar toda nuestra vida mental consciente y voluntaria: el planteamiento de objetivos, el establecimiento de prioridades, la planificación de nuestras actividades, el monitorizar y corregir nuestras acciones y la vida mental, el dirigir y cambiar la atención de un objeto a otro, el mantenimiento del interés y del esfuerzo, la velocidad de procesamiento de la información,  etc. Estas funciones son muy recientes en la evolución de nuestra especie. Algunas de ellas organizan la memoria: es lo que llamamos “ejecutivo central”. Se asientan en el lóbulo frontal del cerebro que es el que más se ha desarrollado en las últimas etapas del hombre, en contraposición a los animales más próximos a nosotros en la escala filogenética como el chimpancé, orangután o gorila y que tienen mucho menos desarrollada esa región cerebral. Nos permiten llevar una vida social creativa, eficaz y adaptada. Pues bien, de la enumeración de las funciones ejecutivas puede deducirse que todas ellas se ejercitan con el ajedrez. En el ajedrez hay que plantearse unos objetivos y estrategias (cómo posicionarse, cómo atacar, cómo defenderse…), hay que establecer prioridades (¿qué debo hacer en primer lugar, afianzar esta posición o avanzar al campo contrario?), planificar nuestras actividades (se puede considerar que las piezas son como un ejército que avanza y esto debe planificarse), cambiar los objetivos inmediatos según el avance o la posición del contrario, etc. Con el ajedrez estamos ejercitando las más elevadas funciones mentales de nuestra especie. Este ejercicio es conveniente para toda la población, pero especialmente lo indicamos para niños y para mayores; creemos que en los extremos de la vida es cuando puede traer mayor beneficio y puede ser más eficaz y con mejores resultados.

Es sumamente interesante su exposición pero, ¿podríamos concluir que la práctica regular del ajedrez ya sea como divertimento o a través de un compromiso sostenido tiene una vertiente preventiva a la vez que terapéutica?

En lo relativo a la memoria de trabajo debemos considerar que es el instrumento clave de nuestra memoria. La memoria de trabajo es como la recepción de un hotel donde se recibe a los clientes, se les toma el nombre y otros datos, se les envía a las distintas habitaciones y se resuelven sus problemas; lo que no pasa por la recepción es como si no existiera; si un cliente llega de la calle y, sin inscribirse, sube y se instala en una habitación que encuentra abierta, para el hotel este cliente no existe. La memoria de trabajo tiene un elemento de organización que se llama “ejecutivo central” y es una parte de las funciones ejecutivas que comentamos en el apartado anterior (en el hotel sería lo que se hace en el mostrador, la organización), tiene un componente que se llama “agenda o almacén viso espacial”, otro que se llama “lazo articulatorio o almacén verbal” y otro que se llama “almacén episódico”; estos tres almacenes son transitorios y a la vez constituyen un lugar de trabajo como la recepción de un hotel. Todas estas funciones se ejercitan con el ajedrez. Se necesita la acción organizadora y planificadora del “ejecutivo central”; la “agenda viso espacial” asegura la visión global del juego en cada momento y hace posible el reconocer las configuraciones de las piezas; según algunas investigaciones cuando se está ante un tablero de ajedrez se activan las regiones parietales de nuestro cerebro que son las que tienen que ver con los aspectos del espacio y esto se explica porque el tablero es un espacio y los movimientos se hacen adelantando o retrocediendo piezas en ese espacio; el “lazo articulatorio” permite la conversación con nosotros mismos, o sea el ir diciendo para nuestro interior qué haremos con cada pieza y el “almacén episódico” nos mantiene el recuerdo global y detallado de los episodios que han creado los últimos movimientos. En un momento dado y antes de mover una pieza, el jugador debe tener presente, es decir en su memoria de trabajo, las consecuencias de ese movimiento y otros movimientos posibles que debe haber evaluado. Podríamos decir que el juego del ajedrez es, en su mayor parte, ejercitar la memoria de trabajo.

Probablemente estas tres funciones que hemos expuesto son las que más se benefician del juego del ajedrez. Hay también estudios sobre el beneficio en la memoria a largo plazo (se ejercita mediante el recuerdo de esquemas de jugadas y de otras jugadas reales con sus consecuencias), la memoria implícita (pues el ajedrez es una habilidad mental o cognitiva), la memoria visual, la lógica, la abstracción, etc. Pero esto tiene sus particularidades y aparentes contradicciones, pues, por ejemplo, un jugador experto y que recuerda numerosas jugadas de ajedrez, no tiene por qué ser bueno en su memoria a largo plazo cuando se refiere a hechos diferentes del ajedrez, aunque, y ésta es la aparente contradicción, al ejercitar intensamente la memoria de trabajo facilita que el recuerdo de cualquier información nueva se pueda grabar mejor en su memoria.

¿Para quién es beneficioso el juego del ajedrez?

Para todos, tanto niños, como jóvenes, adultos o mayores. Pero no sólo para las personas sanas sino también para aquellas que tienen ya deterioro cognitivo, estas últimas con juegos y movimientos más sencillos y, a ser posible, bajo la dirección de un experto.

Si nos referimos a los mayores, sería conveniente que aquellas personas que tienen ya problemas de memoria considerasen este juego-deporte mental como un instrumento para mejorar los tres elementos que hemos descrito: la atención, las funciones ejecutivas y la memoria de trabajo. Hay numerosos estudios que indican que los problemas de la memoria comienzan por la alteración de estas tres funciones, aunque no nos demos cuenta de dicha alteración. La persona mayor siente que olvida los nombres de personas, dónde deja las cosas, percibe que le sucede con excesiva frecuencia el fenómeno de la palabra “en la punta de la lengua” es decir, el no encontrar la palabra adecuada para expresarse, se preocupa porque va a una habitación y no recuerda qué ha ido a buscar, etc. Todo esto son olvidos cotidianos. Pues bien, la causa próxima de estos olvidos cotidianos suelen ser las alteraciones que hemos descrito.

El ajedrez puede considerarse como un instrumento eficaz en la promoción de la salud y la prevención de la pérdida de memoria y el deterioro cognitivo.